Heilsa

CONTRACTURA MUSCULAR

¿Qué es el sistema linfático?

Una contractura muscular es una contracción persistente e involuntaria de un músculo. Puede presentarse como causa o consecuencia de un dolor, se produce cuando el músculo no puede realizar su función correctamente, ya sea porque no está preparada o por debilidad.

Las contracturas musculares son una lesión muy común en nuestro centro de fisioterapia en Barcelona. Sucede cuando el músculo se contrae de forma incorrecta y no vuelve a su estado normal de relajamiento. Las contracturas pueden suceder en diversas partes del cuerpo, como el cuello, espalda o pierna. Pueden ocurrir después de realizar algún ejercicio fuerte o por exceso de tensión en el cuerpo.

La contractura causa dolor, malestar y muchas veces limita los movimientos, pudiendo ser fácilmente percibida cuando se coloca la mano sobre el músculo afectado y se nota una zona más dolorida y rígida. Este tipo de lesión muscular es muy común en quien pasa mucho tiempo trabajando en escritorios en la misma posición por mucho tiempo y, generalmente no practica ninguna actividad física de forma regular.

CAUSAS

  • Sobrecarga de ejercicio o tensión

  • Traumatismos

  • Lesiones anteriores mal curadas que provocan un mal funcionamiento del músculo

  • Debilidad muscular

  • Posturas estáticas

  • Sedentarismo

  • Estrés

  • Enfermedades neuromusculares

Tipos de contracturas

Básicamente existen dos tipos de contracturas:

  • Durante el esfuerzo Son contracturas que se producen por el acumulo de desechos metabólicos dentro de la fibra muscular. Cuando se efectúa un movimiento brusco, los vasos sanguíneos musculares no están preparados para trabajar tan rápido y cuando se liberan los elementos tóxicos provocan al mismo tiempo dolor y contracturas. Esta es una de las razones por las cuales el calentamiento previo al ejercicio es tan importante.

  • Después del esfuerzo En este caso las contracturas ocurren por el estiramiento de la fibra y/o su trabajo excesivo que hizo en el esfuerzo, lo cual le produce lesiones y dolor.

Síntomas

Algunos de los síntomas que indican la presencia de una contractura muscular son:

  • Dolor y malestar, especialmente si es en el cuello, espalda, muslo, pantorrilla y glúteo.

  • Presencia de una parte del músculo más adolorida y dura, semejante a una bolita o bulto.

  • Dificultad para estirar el músculo afectado debido a dolor.

  • Dificultad para mover la articulación o un miembro cercano al del músculo adolorido.

¿Cómo evitar una contractura?

Para evitar las contracturas musculares, existen algunos consejos como:

  • Dormir con una almohada adaptada a tus características.

  • Evitar dormir boca abajo en posiciones que fuercen la postura.

  • Evitar el estrés y las preocupaciones.

  • Realizar un correcto plan de entrenamiento.

  • Realizar un masaje de descarga de mantenimiento con el fisioterapeuta.

  • Corregir la postura y caminar o sentarse siempre con la espalda y tronco erguidos.

  • Evitar movimientos bruscos o esfuerzos físicos exagerados.

  • No cruzar las piernas mientras está sentado durante largos períodos de tiempo.

  • Si trabaja en un escritorio sentado, póngase de pie y haga estiramientos por lo menos 2 veces durante el horario de trabajo.

Además, el sedentarismo también contribuye para el surgimiento de las contracturas musculares, por esta razón se recomienda la práctica de alguna actividad física como la natación o pilates. Las contracturas musculares, en general son comunes en personas que pasan mucho tiempo trabajando en escritorios, siempre en la misma posición y durante largos períodos de tiempo.

Tratamiento de Fisioterapia

Los objetivos del tratamiento incluyen: reducir el dolor en primer lugar, restaurar la flexibilidad de los tejidos y recuperar la fuerza. El trastorno debe ser abordado y resuelto mediante la eliminación de la causa, para evitar las recaídas.

Para ello utilizaremos la fisioterapia manual junto con técnicas que mejorarán el dolor, como puede ser la Tecarterapia, y por tanto permitirán un mayor movimiento y rendimiento articular. Al mismo tiempo, podemos combinar esta terapia con medicamentos como antiinflamatorios y analgésicos e incluso aplicar calor en la zona.

  • Terapia manual

  • Masaje descarga

  • Electroterapia / TENS

  • Punción seca

  • Neurodinámica

  • Drenaje linfático

  • Tecarterapia

  • Readaptación funcional

  • Vendaje Neuromuscular o Kinesiotape

  • Termoterapia

  • Propiocepción

  • Readaptación a las actividades de la vida diaria

  • Readaptación deportiva

  • Readaptación al gesto deportivo

En Clínica HEILSA podemos ayudarte a tratar y prevenir las contracturas musculares con nuestros profesionales en fisioterapia en Barcelona.